De acuerdo con el medio KTLA 5, el mamífero saltó sobre él, lo tiró al suelo y lo mordió en la cabeza. 

En ese momento, un hermano del niño se percató de lo sucedido y corrió para avisarle a su padre, quien salió y espantó al animal simulando ser grande y haciendo mucho ruido.  

“Fue un acto heroico. Hizo lo que aconsejaremos a todo el mundo en estos casos.  Seguramente, este esfuerzo salvó la vida de su hijo”, comentó Rebecca Ferrell, una portavoz de la agencia de vida salvaje, al medio estadounidense. 

Según el mismo medio, el menor fue hospitalizado y se encuentra en estado grave, pero estable.

Por este hecho, 2 pumas fueron fueron sacrificados y serán enviados a un laboratorio en Wyoming para pruebas de ADN, agregó el portal. 

Los funcionarios de vida silvestre dicen que creen que uno de los felinos sacrificados estuvo involucrado en el ataque, debido a la proximidad y porque coincide con la descripción dada por el padre del niño, indicó el informativo.