En un café contiguo a una carretera, el hombre compró leche condensada para dársela a 3 osos pardos que el establecimiento tiene para “atraer clientes”, reportó Daily Mail.

El hombre traspasó una valla para acceder a los animales, que estaban dentro de una jaula.

Comenzó a meter las latas de leche condensada a través de las barras y, de repente, uno de los osos le mordió el brazo. La escena fue registrada por una cámara de seguridad y divulgada por el tabloide británico. Pulzo se abstiene de replicarla por sus crudas imágenes.

El artículo continúa abajo

Sakharovsky gritó y los empleados del café se apresuraron a socorrerlo. Con una pala, Gabil Guseinov, cocinero del local, trató de apartar al animal del hombre.

Eventualmente, la víctima consiguió liberarse, pero el oso ya le había arrancado el brazo.

Después, paramédicos se la llevaron al hospital, en una camilla. Por fortuna, sobrevivió.

Evgeny Sakharovsky, hermano del afectado, admitió que él cometió un error al saltar la valla y tratar de alimentar a los animales.

Ahora, el hombre busca, para su familiar, una compensación económica por parte del café, ya que los empleados del establecimiento “le vendieron la leche condensada sabiendo que tenía la intención de alimentar a los osos”, indicó el medio.

Tras el hecho, el vocero de la policía local German Struglin opinó a The Siberian Times, citado por Daily Mail, que los animales deberían ser sacrificados.