Al finalizar el romance, su ex le devolvió 300 dólares australianos (694.000 pesos) y le prometió que después le regresaría el resto del dinero; sin embargo, él se desapareció: no contestó más llamadas ni mensajes y se mudó de la casa donde vivía, informó ABC.net.au.

En un primer momento, a la australiana le dijeron que su ex se había ido a otra ciudad para someterse a un tratamiento contra la drogadicción, pero luego empezó a sospechar, pues, al hablar con varios de sus amigos, se dio cuenta de que les debía plata a la mayoría, indicó el mismo portal.

De repente, la mamá de su exnovio comenzó a decirles a todos que su hijo había sido asesinado porque tenía una deuda “con una pandilla de motociclistas”, señaló el medio.

Aunque en el fondo Rachel pensó que todo era muy extraño, ella lo dejó pasar y siguió su vida como si nada; 2 años después ella descubrió la verdad por casualidad, agregó ABC.news.au.

Durante una visita a un restaurante en el que trabajaba el hermano de su ex, ella le preguntó a una trabajadora si podía llamarlo. Ella contestó que él no estaba pero sí su hermano. Rachel quedó en ‘shock’ y pidió hablar con él, no obstante, el gerente del lugar se hizo cargo de la situación y lo impidió, indicó el portal.

La joven denunció toda la situación ante las autoridades, pero estas le respondieron que no podían hacer nada debido a que no había pruebas del préstamo de dinero que le hizo a su ex, quien al final volvió a desaparecer, concluyó el medio.