Hoy en día es común que ‘youtubers’ y expertos en tecnología gasten varios dólares para probar la durabilidad de los celulares.

En esta ocasión la compañía estadounidense SquareTrade, con sede en San Francisco, le realizó una serie de pruebas a los dispositivos más populares del momento, el Samsung Galaxy S7 o iPhone 6s.

Para ello, primero los puso durante varios minutos en el agua, mientras reproducían un video. ¿El resultado? El Samsung Galaxy S7 ganó, pues aguantó media hora, pero sus altavoces no funcionaron constantemente durante la prueba. Por el lado del iPhone 6s, a los 10 minutos dejó de funcionar y a los 24 se apagó.

Al someterlos a fuertes caídas, dejaron como evidencia que el celular de Apple fue el único teléfono que sobrevivió a los golpes, pues los bordes del Galaxy S7 sufrieron grandes daños en sus paneles traseros.

Finalmente, la página concluyó que los nuevos teléfonos móviles de Samsung son las más resistentes al agua, sin embargo, cuando se trata de la durabilidad de la pantalla los iPhone sigue ganan la batalla.