Los integrantes de una numerosa familia estadounidense decidieron reunirse para pasar un rato agradable, y para ello quisieron dejar el hecho registrado en un video.

Hasta ahí todo normal, pero justo cuando la abuela quiso decir unas cuantas palabras, un bebé que se encontraba detrás de ella le tocó la cabeza ocasionando que la peluca que llevaba se le cayera. Como era de esperarse toda la familia se empezó a reír del divertido momento.

Sin duda alguna la anécdota siempre será recordada.