En primer lugar, la explosión puede suceder si hay una falla en alguno de los siguientes componentes, de acuerdo con Andro4all:

  • Ánodo, que es el polo negativo de la batería
  • Cátodo, que es el polo positivo
  • Electrolito, que potencia la conducción de los electrones. Es un líquido altamente inflamable en el que están el ánodo y el cátodo.

Aunque las baterías tienen unos sensores que evitan que haya un sobrecalentamiento y mantienen estables a todos los componentes, hay factores que pueden quemar la batería, como la exposición a temperaturas muy altas, el uso de cargadores no compatibles y la ejecución de técnicas no convencionales para arreglar el celular cuando falla, indicó Andro4all.

Además, los componentes en sí mismos son de mucho cuidado porque la mayoría de baterías están elaboradas a partir de iones de litio, que es un metal alcalino muy reactivo e inflamable, agregó el portal mencionado.

Las baterías también contienen óxido de cobalto en el cátodo. Ese tipo de óxido es capaz de liberar oxígeno cuando hay un calor excesivo. El oxígeno, a su vez, reacciona con el electrolito, se descompone y produce dióxido de carbono.

Entre tanto, el dióxido de carbono, en la búsqueda de una forma de salir, hará explotar e incendiará la pieza en la que está el electrolito, explicó el medio nombrado.

Para evitar este daño, Andro4all recomienda no manipular el celular si no se tiene conocimiento sobre el tema, pues hacerlo puede causar que se “rompan las protecciones plásticas de la batería” y esto lleva a que el electrolito reaccione con el oxígeno.

Asimismo, es mejor no exponer el móvil a altas temperaturas para que la eficiencia de la batería no se reduzca antes de lo normal ni usar cargadores que no sean compatibles.

Por último, FayerWayer aconseja estar pendiente si la batería se infla, que también puede pasar cuando se deja caer el equipo, porque esto es un indicador de que está dañada y podría llegar a explotar.