Exactamente, los ingresos de Huawei subieron a 610.800 millones de yuanes (86.200 millones de dólares) y su margen de ganancias creció 8,7%, informó la compañía.

Huawei ha estado bajo una inmensa tensión este año, debido a que Washington presionó a sus aliados en todo el mundo para que eviten el uso del equipo de telecomunicaciones de la empresa aduciendo motivos de seguridad.

En mayo, Estados Unidos incluyó a la compañía china en la lista negra que le impide el acceso al mercado estadounidense y a la compra de componentes cruciales.

Estados Unidos teme que el equipo de Huawei contenga lagunas de seguridad que permita a China espiar las comunicaciones globales.

La compañía china lo niega y asegura que ha seguido aumentando “la eficacia y calidad de sus operaciones”, lo que ha contribuido, dice, “a incrementar la estabilidad operativa y organizativa”, además de “fortalecer los resultados en los tres primeros trimestres de 2019”.