El objetivo de estas negociaciones es intentar encontrar una solución a la ruptura de sus vínculos anunciada este lunes. Para ello, Zhengfei incluso apeló a alabar a su contraparte: “Google es una buena empresa y una empresa muy responsable”, declaró, detallando que ambas compañías “discuten para buscar una respuesta” al veto de Estados Unidos.

Así lo dijo en entrevista concedida a medios locales, de acuerdo con la AFP, misma en la que advirtió que también habrá consecuencias para su contraparte: “Nosotros no vamos a pasar ahora a los chips estadounidenses porque sí. Debemos crecer juntos (con los fabricantes)”, señaló.

“En caso de dificultad de suministro, tenemos soluciones de repuesto. En periodo de paz [antes de que comenzara la guerra comercial] nos abastecíamos en un 50 % con los chips procedentes de Estados Unidos y en otro 50 % con los procedentes de Huawei. No nos puede aislar del resto del mundo”, insistió.

Un efecto colateral de la prohibición podría suponer un duro golpe para las grandes empresas norteamericanas que suministran semiconductores al grupo chino, según expertos del sector.

“También podría tener un efecto paralizante para Huawei”, considera Roger Kay, analista de Endpoint Technologies Associates. “Si no tienen unas bases financieras sólidas, podrían entrar en un círculo fatal. Pero si, por el contrario, tienen los bolsillos llenos, podrán salir de apuros”.

Google, cuyo sistema Android equipa a la inmensa mayoría de teléfonos inteligentes del mundo, anunció el domingo que deberá cortar los lazos con Huawei debido a la decisión tomada la semana pasada por la administración Trump, lo que impedirá al grupo chino acceder a ciertos servicios de Android y a sus aplicaciones Gmail o Google Maps.

No obstante, las autoridades estadounidenses parecieron intentar calmar la situación el lunes, al decretar un retraso de 90 días antes de imponer las sanciones, para que Huawei y sus socios comerciales se puedan adaptar.

Huawei ya solo podrá proponer en sus aparatos la versión libre de derechos (“open source”) de Android, explicó a la AFP una fuente cercana al caso.