El experimento se desarrolló con un análisis de la conducta de casi 2.000 universitarios que fueron divididos durante 7 días en dos grupos: uno que tenía acceso a la red social y otro que no. Aunque el objetivo era medir los efectos económicos de los jóvenes, los resultados fueron inesperados.

Los estudiantes escogidos pasaban en promedio 2 horas al día revisando la red social; y entre 15 y 30 minutos leyendo noticias de la plataforma. Las consecuencias fueron positivas para los que dejaron de usar la aplicación, de acuerdo con el estudio.

Los investigadores afirmaron que los usuarios que dejaron de utilizar Facebook durante una semana tuvieron menos probabilidades de leer noticias políticamente sesgadas y por lo tanto estuvieron menos deprimidos e hicieron actividades más saludables.

 “Las redes sociales impregnan muchos aspectos de nuestras vidas, incluida la forma en que nos conectamos con los demás, dónde obtenemos nuestras noticias y cómo pasamos nuestro tiempo”, mencionaron los expertos.

Otros estudios han demostrado que la plataforma influye en las vidas de los usuarios de manera importante. Además, varias personas creen que la red social tiene demasiado control de las noticias políticas de cada país, citó FayerWayer.