Si algo caracterizó al 2020 fue el auge de las plataformas de ‘streaming’ y las redes sociales, y el uso de programas para realizar videoconferencias de estudio, de trabajo o de ocio. Como motivo de la pandemia de la COVID-19, el 2020 será recordado como el año en que se impuso la virtualidad, pues es la única manera de estar conectados con quienes se encuentran lejos.

Principales cambios en la tecnología en 2020: el teletrabajo

Sin duda alguna, las mayores tendencias, en materia tecnológica, que entraron en vigor como consecuencia de la pandemia fueron el teletrabajo, la educación virtual, la telemedicina y el comercio electrónico. Juanita Kremer, periodista de tecnología y directora del programa ‘La Nube’ de Blu Radio, en diálogo con Pulzo, aseguró que esos cuatro aspectos “estaban latentes” y lo que hicieron fue acelerarse. Muchas empresas sabían que, eventualmente, tendrían que incursionar en ellos, pero “todavía no veían la necesidad”; esto cambió con la llegada de la COVID-19.

Con respecto al teletrabajo, las compañías se han dado cuenta de que no es indispensable tener a los colaboradores en la oficina todo el tiempo. “Esto va a ser un punto determinante a futuro” porque ya no sería necesario contratar a personas que habiten en la ciudad donde está la sede de la organización, sino que pueden vivir en otros lugares. “Va a ser una condición laboral que va a querer negociar el trabajador”, agregó la experta.

“Eso [el teletrabajo], además, tiene un impacto medioambiental importantísimo porque estamos sacando de las calles y de un traslado, dos veces al día, a muchísimas personas, no solamente en Colombia, sino en el mundo entero”, dijo la periodista.

Ahora bien, el hecho de trabajar desde casa también tiene unas desventajas, entre las que se encuentran la presión que tiene el empleado por el miedo que llegan a sentir los jefes de que “el trabajador no trabaje”, y la disponibilidad para laborar, pues ya es “casi que de tiempo completo para que el jefe vea que el trabajador sí está trabajando”, apuntó Kremer.

Lo que sucede es que, con el auge de las teleconferencias, al empleado le queda menos tiempo para dedicarse a sus labores diarias, y esto puede ser un problema porque podría interpretarse con una caída en el rendimiento y en la productividad, cuando lo cierto es que gran parte de la jornada laboral se va en reuniones virtuales.

Por tanto, vale la pena revisar algunas de estas herramientas para laborar desde casa, con el fin de tener una mejor planeación del tiempo y poder comunicarse con los compañeros de trabajo.

Adriana Arrieta, ingeniera informática y especialista en productos musicales en YouTube, consultada por Pulzo, concuerda en que el trabajo remoto dificulta la desconexión de las actividades laborales, lo que “puede crear cansancio físico y mental” porque “el escritorio siempre está en casa”. Además, es probable que haya muchas distracciones de la familia; un Internet más lento que en la oficina; y falta de socialización, que conlleva a ansiedad y depresión.

El hecho de comenzar un nuevo trabajo en este tiempo, por ejemplo, implica un mayor grado de dificultad para el empleado porque no le resulta tan fácil interactuar con sus compañeros, añadió la experta de YouTube.

No obstante, laborar desde casa permite que el usuario se ahorre tiempo porque no tiene que desplazarse hacia la empresa; tenga un horario más flexible, con el que pueda “hacer cupo para atender asuntos personales”; y gaste menos dinero en prendas para el trabajo. Las firmas, por su parte, invierten menos recursos en eventos sociales, como almuerzos corporativos y cenas de negocios, precisó la ingeniera.

La tecnología en la educación y otras áreas en 2020

En cuanto a la educación cibernética, Kremer resaltó que “se está viendo una explosión de capacitaciones en nuevas tecnologías”, pues a las empresas les interesa que la gente se prepare en las áreas que ahora son demandadas. Sin embargo, “el problema está en la brecha digital que hay” y en la falta de educación, y esto hace que sea “imposible tener un país 100 % conectado”.

“Así tuviéramos el acceso a Internet y los dispositivos para que la gente pueda acceder a Internet, falta un tema de educación social y de explicarle a la gente que la tecnología se puede utilizar para aprender, crecer y conseguir trabajo, no solo para entretenimiento”, detalló Kremer.

Por su parte, Arrieta considera que el impacto que la pandemia ha tenido sobre la economía, el trabajo, la educación, la salud mental y los negocios hubiera sido mucho peor de no ser por la posibilidad de establecer conexiones virtuales gracias a la tecnología, que “ha ayudado a la humanidad a navegar en la crisis”.

En efecto, la ingeniera apuntó que la tecnología trajo muchas ventajas este año para el ámbito médico, pues hay “acceso a más información de prevención” y es más fácil agendar una cita con el doctor; el ‘e-commerce’, porque hubo un aumento de los pedidos de artículos y alimentos en línea para recibirlos en la puerta de la casa; y la educación, ya que muchas instituciones redujeron los costos de las matrículas.

Asimismo, hubo cambios en lo que corresponde al mundo del entretenimiento y la música, puesto que, con los establecimientos comerciales cerrados, “muchas de las presentaciones en vivo se trasladaron al entorno digital”, por lo que hubo un incremento de transmisiones en directo de conciertos, obras de teatro, tours de museos y otros espectáculos a través de plataformas como YouTube, afirmó la experta.

Aquí, un fragmento del concierto virtual que el cantante vallenato Silvestre Dangond, quien habló del accidente en el que su padre atropelló a un hombre, hizo a finales de noviembre, el cual ejemplifica la situación de los ‘shows’ a través de sitios de Internet.

Riesgos de Internet y cambios en la seguridad cibernética

Para la periodista de Blu Radio, los peligros están presentes por “el poco desarrollo de la tecnología y por la poca preparación” que había para afrontar los desafíos que el 2020 ha traído consigo. De hecho, Kremer considera que las empresas deben contar con un equipo de ciberseguridad en el departamento de digital para tener un mayor control en la exposición a Internet.

No obstante, no es solo una tarea de las compañías, sino también de cada persona. La periodista explicó que los usuarios deben saber cómo realizar transacciones, hacer compras, y compartir datos y contenido “de una manera responsable”. Es importante que la gente se eduque en materia de seguridad informática para evitar caer en ‘phishing’ (como el que consiste en enviar un código de WhatsApp), ‘malware’ y otros peligros de la red.

En este video explican qué es ‘phishing’ y qué hay que hacer para evitar ser víctima del ataque cibernético.

Por su parte, la experta de YouTube precisó que, como se pasa más tiempo en línea, muchas organizaciones se han asegurado de que sus empleados cuenten con el equipo adecuado para llevar a cabo su trabajo de manera segura. “Ha habido refuerzos en medidas de seguridad en VPN, ‘firewalls’ y programas de antivirus” y se les recuerda a las personas la importancia de usar contraseñas únicas, cambiarlas frecuentemente, y tener precauciones al “acceder a documentos internos y compartir pantalla”.

En ese sentido, organizaciones como Google y YouTube, a través de equipos denominados ‘Trust & Safety’ (confianza y seguridad), se han enfocado en que las personas tengan datos adecuados sobre vacunas, viajes y consejos de prevención, para evitar caer en teorías de conspiración y en la desinformación, resaltó Arrieta.

Impacto de la pandemia en las plataformas de ‘streaming’ y las redes sociales

Una de las aplicaciones más usadas este año ha sido TikTok (de hecho, hay usuarios que viven de la plataforma) y, para Kremer, el impacto de la ‘app’ ha estado impulsado por el conflicto entre Estados Unidos y China en relación con la seguridad de los datos de la red social.

“Estados Unidos, con el ánimo de apabullar y de pisotear a TikTok, lo único que ha hecho es enaltecer la aplicación. Es como un efecto ‘boomerang’ muy interesante”, resaltó la experta.

Por otro lado, la periodista señaló que se ha dado un incremento en el consumo de podcasts, especialmente en las nuevas generaciones, que se han suscrito a plataformas que les permiten acceder a este tipo de contenido. “Esto, además, es una mina de oro. Por ejemplo, Spotify ahora quiere que haya suscripción exclusiva para podcasts y que tú pagues por escucharlos”.

Asimismo, se encuentran los servicios ‘on demand’ (bajo demanda, en español), los cuales, a pesar de ser pagos, han cobrado gran relevancia en el último año tanto para medios de comunicación como para la audiencia. Kremer indicó que a los medios les permite “entender lo que piensan las nuevas generaciones para tomar un enfoque”, mientras que a los usuarios les da la posibilidad de seleccionar el contenido que quieren consumir, sin tener que acceder a todo un periódico o programa.

“El ‘on demand’ nos ha enseñado mucho y va a cambiar la forma en que consumimos información, pero, además, en que se mueve la felicidad porque va a ser mucho más segmentada. Ahí está el riesgo de que todos estemos en una burbuja porque la gente va a ver solo lo que está pidiendo. Aquí también entra el algoritmo de las redes sociales”, aclaró la experta.

En ese orden de ideas, el hecho de que al usuario únicamente le aparezcan contenidos compatibles con sus preferencias puede significar problemas “porque el mundo se le reduce”, pues se olvida de que hay “un mundo diverso afuera”, afirmó la periodista tecnológica.

“La COVID-19 cambió radicalmente el comportamiento del consumidor, y las diferentes compañías han tenido que adaptar sus enfoques de comunicación para llegar a los consumidores estén donde estén, a través de sus teléfonos móviles”, dijo Arrieta.

Sobre las plataformas de ‘streaming‘, la ingeniera aseguró que, como ha aumentado el tráfico en ellas, “existe una mayor posibilidad de congestión de la red y retrasos si la infraestructura de enrutamiento no está bien configurada”, por lo que las empresas han buscado la forma de adaptarse al cambio “para no degradar la experiencia del cliente”.

Es por ello que, al inicio de la pandemia, portales como Netflix, Amazon, Spotify y YouTube disminuyeron la calidad del audio y la resolución de las imágenes en sus servicios, con el fin de “lidiar con el tráfico generado” por todas las personas que se conectaban desde casa, agregó la experta.

Cambios en la compra de celulares, computadores o tabletas

De acuerdo con Kremer, las tabletas “estaban condenadas a desaparecer”, pero, sorpresivamente, su demanda se incrementó en este año porque se convirtieron en una buena alternativa para quienes tienen que estar conectados pero no tienen el dinero suficiente para asumir el costo de un computador; esto hizo que “volvieran a la vida”. 

En cuanto a los celulares (sobre los que hay una lista de los más esperados para 2021), las personas ahora están más informadas sobre los aspectos que hay que tener en cuenta al momento de adquirir un móvil y saben que “un buen teléfono repercute en la calidad del trabajo que estás haciendo” porque se ha vuelto un implemento para laborar, apuntó la experta.

En efecto, los usuarios ya no solo piensan en comprar un dispositivo móvil para llamar, enviar mensajes o por el diseño, sino que consideran factores como la capacidad de almacenamiento, la cancelación de ruido y la calidad de la imagen, según las necesidades que tengan.

Desarrollo de la inteligencia artificial y las redes 5G en 2020

De acuerdo con Kremer, la inteligencia artificial, más allá de “mejorar las fotografías” o identificar qué elemento está siendo capturado por la cámara, “apoya, sobre todo, en procesos médicos muy importantes”. El avance de esta tecnología se da porque cada vez son más los datos que se comparten con diferentes propósitos.

La rama del ‘machine learning’ ha sido fundamental para “el desarrollo de la vacuna [contra la COVID-19], la telemedicina y la atención a los usuarios”. Sin embargo, para funcionar adecuadamente se requieren datos, que no suelen entregar fácilmente las personas por miedo a recibir ataques informáticos. Por ende, es importante que la gente comprenda “qué es lo que sí debe dar y qué es lo que no debe dar”, detalló la periodista.

En ese mismo sentido, Arrieta comentó que cada vez son más las empresas que utilizan los algoritmos del ‘machine learning’ en beneficio del consumidor, para que los clientes tengan “una experiencia valiosa y personalizada”.

Así las cosas, brindar la ubicación en una aplicación como CoronApp es vital y no representa ningún peligro, así como tampoco es riesgoso compartir “que te gusta esto o aquello”. Lo que nunca se debe entregar es, entre otras cosas, información relacionada con las tarjetas de crédito, el número del pasaporte o la foto de la cédula, aclaró Kremer.

Con respecto a las redes 5G, la periodista señaló que más que tratarse de un tema tecnológico, hay un asunto económico y político detrás de su expansión. “Es lamentable porque se ve cómo la política puede llevar al retraso social, pues el 5G va a ser importantísimo y va más allá de que los carros autónomos anden”. 

“El tema de la baja latencia que tiene el 5G va a ser maravilloso, sobre todo, para la salud, y para estar en ciudades más inteligentes y conectadas, que tengan una mejor medición en tiempo real del tráfico; esto hará que la gente descongestione unos sectores y, así, se bajen los niveles de contaminación”, dijo Kremer.

Aunque en Latinoamérica “somos de los nos estamos metiendo más de lleno en el asunto”, la experta afirmó que el desarrollo de la quinta generación de tecnologías de telefonía móvil en Colombia no será tan sencillo por el aspecto geográfico, por lo que la puesta en marcha en el país será más lenta que en otros lugares.