Con esta transmisión en vivo llevada a cabo desde la Clínica de Salud Sexual en la Calle Burrel de Londres, lanzó una campaña para crear conciencia sobre la importancia de someterse a pruebas regulares y dejar de lado la vergüenza.

En la transmisión acepta que está nervioso, pero su médico Robert Palmer asegura que es algo normal y que eso no debe impedir que se lleve a cabo el examen. Luego, este pincha el dedo del Príncipe y mezcla un poco de sangre en una solución.

Mientras realiza todo el proceso, que no toma más de 2 minutos, Palmer explica que es un examen fácil que no toma mucho tiempo y que con este, ya no es necesario esperar semanas para obtener los resultados, que en este caso, están listo en cuestión de minutos. La prueba dio negativo.

Incluso para las personas que no están en situación de riesgo, si lo que queremos es tratar de eliminar el estigma de la prueba, lo que todos debemos evitar es hacernos al otro lado del río señalando a esta población. Usted debe hacerse la prueba. Para normalizar la situación es mejor que todos nos hagamos la prueba”, dijo el Príncipe Harry a Palmer.

Hace algún tiempo, el Príncipe lanzó una campaña llamada “Feel No Shame” (No sientas vergüenza), con el fin de seguir el legado de su madre, la Princesa Diana, que por años, luchó en contra del estigma alrededor de la enfermedad, informó Washington Post.