De los 2.200 metros sobre el nivel del mar, donde vivía antes, subió y se va adaptando a los 2.600″, aseguró el jefe de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (SEDES) de La Paz, Jhonny Ayllón, citado por el diario Página Siete de ese país.

Es por eso que se encontró al vector, por ejemplo, en poblaciones del departamento de Cochabamba, en los valles subandinos en el centro de Bolivia y de clima templado, justamente a 2.600 metros de altitud, aunque allí no se han registrado casos de zika, dengue o chikunguña.

Como se sabe, Bogotá, al igual que algunas ciudades de Bolivia, está ubicada a esa misma altura, por lo que la información llama la atención también en nuestro país.

El jefe de Epidemiología Ayllón explicó que “aún el mosquito se está acostumbrando a ese medio ambiente. Probablemente logre adaptarse bien y entonces comenzará la transmisión. Ese es el temor de los epidemiólogos”.

Relató que el miércoles pasado hubo una reunión en una ciudad del centro del país de directores de epidemiología de los nueve departamentos de Bolivia, donde se conoció informaciones sobre el mosquito transmisor, así como las acciones que se adoptan para evitar una mayor propagación de las tres enfermedades.