Por eso, el venezolano que no tenía dónde pasar la cuarentena con su familia se enfureció y consiguió a cuatro delincuentes, amigos de fechorías, para cometer el hurto en la vivienda de su pariente, de acuerdo con Noticias Caracol.

En la noche, llegaron los cinco atracadores a la residencia de la víctima —ubicada en la localidad de Teusaquillo, centro de Bogotá– y con armas blancas intimidaron a los ocupantes, mientras robaban las pertenencias de valor. No obstante, el propietario del inmueble alcanzó a dar aviso a la Policía, añadió el medio.

Las autoridades al ser informadas de la situación acudieron al lugar y capturaron a los cinco ladrones. Durante la detención, la víctima se percató de que uno de los delincuentes era el familiar que le había pedido posada, indicó el noticiero.

Los sujetos fueron trasladados a la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Paloquemao, donde al verificar los antecedentes evidenciaron que el autor del atraco tenía antecedentes y había sido expulsado del país, agrego el informativo.

El delincuente, junto a sus cómplices, permanecen en la URI a la espera de que la Fiscalía los judicialice y deporte por los delitos de hurto calificado y agravado.