Así lo informó el Servicio Geológico Colombiano, que primero había estimado la magnitud en 4,1 grados, pero luego disminuyó a 3,9.

Ya que el epicentro fue bajo la ciudad, los reportes se limitaron a los habitantes de la misma, pero la profundidad del sismo impidió que se sintiera en otras regiones con la misma intensidad.

Hasta el amanecer del jueves no se habían reportado víctimas ni daños materiales.