De acuerdo con El Espectador, a los jóvenes se les enredaría obtener su título por el nuevo requisito de ese alto tribunal que los obligaría a presentar un examen ante el Consejo Superior de la Judicatura para probar si son realmente aptos para ejercer, además de las pruebas estatales del Icfes y los exámenes rutinarios de final de carrera que actualmente deben tomar.

La buena noticia es que solo los estudiantes que hayan iniciado después de promulgada la Ley tendrán que probar sus aptitudes.

Sin embargo, en este mismo argumento se basó una demanda de un ciudadano contra la decisión de la Corte, de 2018, pues consideró que se estaba vulnerando el principio de igualdad para los nuevos estudiantes al tener que presentar una prueba adicional con el fin de obtener su tarjeta profesional.

El diario cita a un “Observatorio de la Universidad”, según el cual el tribunal respaldó el nuevo requisito y respondió la duda que planteaba la demanda del ciudadano.

Eso lo consignó en la Sentencia C-138, donde resaltó el impacto individual que tiene para el interés público el buen ejercicio de la profesión, por ejemplo, en la efectiva implementación de los derechos fundamentales para los ciudadanos, agrega ese medio.

Esta misma posición fue asumida por Germán Navas Talero, uno de los congresistas que lideró esta Ley cuando era tan solo un proyecto, quien dijo en declaraciones citadas por la Revista Semana hace un año que los estudiantes de Derecho tienen que demostrar lo que saben, teniendo en cuenta que ellos podrían ejercer cargos públicos y que el Sistema de Justicia del país ha mostrado debilidades que podrían ser superadas con un mejor servicio desde la profesión.