Linero dijo en esa emisora que se sentía “derrotado” porque ganaron los religiosos conservadores que creen que el celibato debe seguir siendo una condición para ser sacerdotes, por lo que Néstor Morales le transmitió una duda que a un tuitero le nació: “Si se pudieran casar, padre Linero, ¿usted se habría quedado en el sacerdocio?”.

“No, no. Mi problema tiene otras dinámicas institucionales que no pasan por el celibato. Es decir, yo no me salí de cura porque andara caliente. No, que quede claro. Caliente no andaba. Yo fui un tipo célibe y lo cumplí. […] Mi problema era otro”, contestó Linero.

El panelista agregó que su punto de vista sobre la orden de sacerdotes casados tiene que ver con que, para él, la iglesia “se está quedando en evangelizar el siglo XVIII”, pues le resulta lo “más normal del mundo” que un cura ame a una mujer.

El panelista Aurelio Suarez apoyó la posición de Linero y señaló que si la iglesia se renovara ganaría autoridad, lo que el exsacerdote respaldó diciendo: “Yo me siento con más posibilidades de hablar de pareja, ahora que tengo pareja, que antes”.

El tema se tocó en el medio, luego de que el Monseñor José Antonio Canales, obispo de Danlí (Honduras) —que asistió al Sínodo de la Amazonía donde habían aprobado la propuesta de poder ordenar sacerdotes a hombres casados y reconocidos por su comunidad para poder celebrar la eucaristía en los puntos más remotos de la región— dijera en la emisora que él no creía que el papa le estuviera cerrando la puerta a esa propuesta, pues “la iglesia vive del momento”.