El encargado de hablar del tema fue el secretario de Gobierno, Luis Ernesto Gómez, que en rueda de prensa aclaró la duda que miles de bogotanos tenían sobre nuevas restricciones a la movilidad en cuanto a servicio público.

Esto, porque en la circular que emitió el Gobierno Nacional, este lunes, se establece que en ciudades con ocupación mayor al 80 % en unidades de cuidados intensivos, como es el caso de Bogotá, se deberá implementar el pico y cédula para el ingreso de usuarios al transporte público.

“El Gobierno estuvo de acuerdo con que las medidas a adoptar fueran el modelo 4×3, el toque de queda a partir de las 8 de la noche, desde mañana (martes) y el pico y cédula como viene funcionando. No un pico y cédula al transporte público”, explicó el secretario.

Gómez dijo que esta medida restrictiva según el número de la cédula seguirá aplicando en la ciudad “únicamente al comercio en compras, diligencias notariales y financieras”.

El funcionario argumentó que la decisión de no imponer pico y cédula en Transmilenio y el transporte público en general, obedece a que “en Bogotá, eso representaría una enorme afectación a los trabajadores”.

Esta es la intervención de Gómez en donde aclara que el transporte público seguirá funcionando tal como está, ya que el toque de queda nocturno empezará a regir desde el martes (20 de abril) a las 8 de la noche y hasta el miércoles a las 4:00 de la mañana, y así se mantendrá para los siguientes días hasta el 3 de mayo.