Amanda Mora, madre del pequeño, contó en Blu Radio que la EPS Vida no ha dado la autorización para realizar los procedimientos necesarios ya que, según le dijeron, el menor no padece una enfermedad grave.

“La EPS me dice que no se puede autorizar el tratamiento en Bucaramanga porque no es algo grave que le afecte su salud. Me dijeron que tomando agua el niño podría expulsarla”, denunció Mora en la emisora.

Debido a este inconveniente con su EPS, la familia del menor está buscando préstamos bancarios para que le practiquen un tratamiento de endoscopia y le retiren la moneda, que según la cadena radial es de 200 pesos.

Pero Caracol Radio asegura que la moneda es de mil pesos, que el niño se la tragó cuando jugaba con otros menores y que en el Hospital Universitario de Santander, en donde se encuentra, no cuentan con los equipos médicos necesarios para tratarlo.

La emisora también recoge la versión de la madre del menor, que dice que en la EPS le informaron que el único hospital en donde cuentan con esos equipos está en Popayán, “pero le aseguran a la madre que no hay una ambulancia disponible para el traslado”.

La familia del niño guarda la esperanza de que la moneda baje del sitio en donde se encuentra alojada, pero le preocupa que pueda causar alguna infección y complique el estado de salud.

Esta radiografía muestra el sitio en donde se alojó la moneda.

Imagen tomada de Blu Radio