Derly Lucía Tamayo se atrevió a reconstruir su historia con la valentía que la caracteriza, y salió a medios de comunicación a contar los momentos de horror que vivió el pasado 13 de noviembre en una calle de la localidad Antonio Nariño, en el sur de Bogotá.

La joven habló este jueves, con CM& Noticias, y dijo que en ese momento sintió “que la vida ya no tenía ningún sentido”, pero que con el apoyo y el amor de su familia logró reponerse y su evolución ha sido satisfactoria.

“Perdí mi rostro. Y siento que no contamos con el respaldo de las autoridades, que estén pendientes de este tipo de casos”, aseguró Tamayo, y cuestionó que la venta de este tipo de sustancias no tenga un control en la ciudad.

En cuanto a cómo sucedieron los hechos, la joven, con ayuda de Noticias Uno, hizo una reconstrucción del caso con videos de cámaras de seguridad de donde fue atacada con ácido, y para ella es claro que su novio, que estaba ese día con ella, fue el que contrató a dos agresoras y la llevó en moto hasta el sitio.

En los videos se observa que hay dos mujeres esperando en el lugar a que Tamayo llegue, en la diagonal 39 A con calle 45 sur, cerca de la estación de Transmilenio, y también se observa cuando una de ellas cruza con una botella en su mano.

Joven atacada con ácido en Bogotá dice que su novio la llevó al sitio de la agresión

Al sitio llegan Tamayo y su novio, Camilo Moreno, en una motocicleta, y el hombre la deja un instante allí mientras se aleja hacia el puente. Es en ese momento cuando la agresora se acerca y le arroja la sustancia al rostro.

La joven, como puede, se retira el casco y trata de buscar ayuda, y es ahí cuando Moreno aparece de nuevo en escena para, supuestamente, auxiliarla. Pero en vez de socorrerla, según la joven, el hombre lo que hizo fue terminar de agredirla.

“Después de que me auxilia, según él con una solución salina, se me queman el cuello y las piernas. Y en ese momento sí sentí que me moría, porque dejé de ver, ya no podía respirar y sentía los latidos de mi corazón muy lentos”, agregó.

Lucía Tamayo fue llevada a un hospital por varios policías que llegaron a ayudarla, y hoy agradece el trabajo de los médicos que la salvaron.

En cuanto a su novio, la joven contó en el noticiero que tres días después confesó ser el autor intelectual de los hechos.

“Él entra en pánico, se siente acorralado […] y después de que confiesa decide acabar con su vida. Se suicida”, detalló.

En cuanto a las agresoras, la Fiscalía confirmó, en diciembre pasado, que fueron enviadas a prisión.