En una entrevista con AFP, la joven relató el calvario que vivió después de que su madre la obligara a casarse a los 12 años. “Ella Intentó protegerme, puesto que no teníamos a nadie más”, indicó.

Husein Sharian, igualmente, enfatizó que su mamá le encontró un marido rápidamente cuando su padre falleció. Asimismo, afirmó que durante sus cuatro años de matrimonio vivió como una “esclava”.

Debido a los maltratos que sufría constantemente, como ser encadenada y golpeada, la mujer decidió irse a vivir a la casa de su hermana y separarse del violento hombre, quien no fue identificado.

El sujeto, sin embargo, volvió a aparecer algunos años más tarde y le exigió que regresara al hogar de inmediato. Ante su negativa, la buscó desesperadamente y le arrojó ácido en el rostro, desfigurándola.

“Me agarró del pelo y derramó el ácido en mi cara, mientras se reía. He vivido un infierno luego de ese día”, recordó a la agencia de noticias la joven, quien sufrió quemaduras graves en todo su cuerpo y casi pierde el ojo izquierdo.

Al Anud, por último, aseguró que presentó una denuncia formal en la ciudad de Saná contra su exmarido, quien está prófugo de la justicia. “¡Quiero que este criminal sea juzgado, quiero volver a estudiar y reconstruir mi vida!”, concluyó.

El matrimonio de niñas es una práctica bastante común en Yemen. Según la UNICEF, en 2020 había cerca de cuatro millones de jóvenes casadas en ese país, de las cuales 1,4 millones eran menores de 15 años.