El experimentado abogado Abelardo de la Espriella se refirió a este tema cuando en Pulzo le preguntaron si él, que se muestra como un hombre enérgico y desafiante en las audiencias, se ha conmovido con alguno de los casos que ha llevado ante la justicia colombiana.

“Sin duda alguna, el caso que más me golpeó a nivel humano y emocional fue el de Natalia Ponce de León. Me afectó muchísimo verla cómo quedó por cuenta de ese ataque con ácido, pero más me mortificaba el hecho de saber que hay personas que son capaces de cometer actos tan deleznables como ese: desfigurarle el rostro a otra persona”, comentó.

El penalista dijo que hombres como Jonathan Vega, el agresor de la joven, muestran que como sociedad algo se está haciendo mal para “producir ese tipo de basuras”, y recodó que en la audiencia de juicio estuvo a punto de golpear al acusado.

“El día que la vi por primera vez se me salieron las lágrimas, me puse a llorar con ella porque me afectó verla así: Y lo reconozco: estaba muy encojonado en el juicio y estaba que me paraba y le metía la mano a ese Jonathan Vega, de lo ofendido que estaba”, detalló.

Y tal sería la molestia del abogado que, según imágenes que se difundieron de una audiencia en su momento (2014), cuando Vega trató de increparlo él le respondió diciendo que “a ese personaje no lo querían ni los perros”, y días después ofreció excusas “no con ese miserable, con los perros que son animales muy nobles”.

Pero más allá de esa historieta con el condenado agresor, De la Espriella destaca el valor y la fortaleza que ha tenido Natalia Ponce para sobrellevar la situación y reponerse de un ataque con ácido como ese.

Finalmente, el abogado comentó en la entrevista que, “en un país serio, un tipo como Jonathan Vega debería estar colgado en la plaza”, y se mostró de acuerdo con implementar la pena de muerte.