El profesional de la salud se pronunció por medio de un escrito que publicó la revista Semana, y dijo que decidió romper su silencio “en virtud del primer aniversario de un franco ataque” contra su vida.

“[…] cuatro maleantes me interceptaron en un puente peatonal con una clara y manifiesta intención criminal. En ese evento, en el cual me alcanzaron a asestar algunas heridas con arma blanca, me hicieron algunos disparos, me llevaron a una situación verdaderamente extrema en la cual consideré eran mis últimos instantes de vida”, escribió el médico.

El hombre contó que debido al brutal ataque se vio en la obligación de reaccionar, pues portaba un arma de fuego en su maleta y esa fue la salvación.

“Tuve que detener y repeler dicho ataque injustificado desde todo punto de vista y perspectiva. Como resultado de esa situación, tres maleantes perdieron la vida. Un cuarto delincuente fue capturado gracias a la acción diligente y oportuna de la Policía”, detalló.

El médico agradeció a todas las personas que le brindaron apoyo en un momento crítico que tuvo que afrontar junto con su familia, y aprovechó para referirse a quienes lanzaron opiniones en su contra.

“Entiendo que algunas personas hayan manifestado su inconformidad con que yo haya logrado sobrevivir esa noche contra todo pronóstico o probabilidad desde la desventaja […] obré en consecuencia al derecho que le asiste a todo ciudadano para preservar su vida e integridad. En cualquier caso, prefiero ser un médico criticado y no un médico acribillado”, puntualizó.

Médico que mató a tres ladrones en Bogotá actuó en defensa propia

Las palabras del profesional se conocen un año después de los hechos y luego de que la Fiscalía confirmara, en julio pasado, que solicitó precluir la indagación que adelantaba por considerar que el procesado “reaccionó para defender su vida”.

En la investigación, el ente acusador dijo, en un comunicado, que se encontró que “tres personas siguieron al galeno, lo abordaron a altas horas de la noche” en el puente peatonal de la calle 119 con Carrera Séptima, “y lo hirieron con arma cortopunzante” para despojarlo de sus pertenencias.

Además, la Fiscalía confirmó que el arma que uso el médico “tenía el correspondiente salvoconducto para el porte”, y que también jugó a su favor el hecho de que se hubiera presentado de manera voluntaria ante la justicia.

Por eso, el médico hizo un llamado, en su escrito, a que “tal vez se acerca el momento en que como sociedad dejemos de extenderle un tapete rojo a tanto delincuente reincidente”, y pidió que las autoridades frenen la oleada de inseguridad que cada día deja más víctimas en la ciudad y el país.