La cirugía, apuntó Noticias Caracol, busca evitar que la mujer pierda su oreja derecha y que su audición se vea afectada por el cruel ataque del que fue víctima durante el secuestro de sus dos hijas, de uno y cuatro años.

Y es que el día del secuestro de las niñas, Yeni Lorena recibió golpes en la cabeza que afectaron profundamente su oído.

En estos momentos, la mujer es atendida en el hospital Santa Sofía, de Manizales.

De hecho, la aturdida madre ya había contado que el criminal, identificado como Juan Carlos Galvis, la agredió con un arma blanca y, encima, trató de matarla con pedradas.

“Me cortó en el cuello. Me tiró, casi llegando al río de Arma, y me tiraba piedras y me dijo que él me quería matar”, relató la víctima en su momento.

Después de que se conoció el caso, Juan Carlos Galvis aceptó su responsabilidad en el crimen de María Ángel Molina.

Al individuo lo señalaron por tentativa de feminicidio agravado y secuestro simple agravado. Él aceptó cargos por feminicidio agravado.