El muchacho partió en un viaje de amigos desde Caldas hacia Cartagena la última semana de febrero y desde entonces desapareció junto con sus acompañantes.

Sus familias solo supieron de ellos días después cuando lograron comunicarse, pero aseguraron que estaban acompañados de hombres que les exigían no revelar su ubicación.

Después de eso, y hasta el pasado 8 de marzo se desconocía que había pasado con ellos. Ese lunes Mauricio fue hallado en una finca de Cáceres, Antioquia.

Ahora decidió contar un poco de su experiencia, aunque confesó que pese a que está bien de salud, todavía está “un poco desorientado”.

El joven contó en Blu Radio que no puede dar ubicaciones precisas de los lugares en los que estuvo, pues poco conoce. Sin embargo, la última pista de las autoridades es que desaparecieron a la altura de Puerto Valdivia.

(Lea también: Por extrañas llamadas, aumenta misterio por desaparición de seis jóvenes en Antioquia).

Él relató que iba con sus amigos por una de las vías de Antioquia, transportándose en el contenedor de una mula, y de repente pararon en una estación de gasolina en un caserio. Mientras esperaban que el conductor que accedió a llevarlos tanqueara, fueron secuestrados:

“Salen unos tipos y nos dicen que nos bajemos, que los sigamos. […] Iban armados con pistolas; no se identificaron ni nada. Eran dos hombres, los seguimos y nos meten por allá a una finca cerca”.

Mauricio dice que no pasaron mucho tiempo caminando y que a él lo dejaron en el primer lugar al que llegaron. Allí permaneció durante su cautiverio de 12 días, pero “a los otros los mandaron para otras fincas”.

Sin mayores razones para llevárselos, el joven relató que pasó después:

“En los pocos días que estuve, que se me hicieron eternos, no estuve con nadie. Me dijeron que me quedara ahí, que me quedara a trabajar y que me pagaban mensualmente, no me dijeron cuánto”.

Esa versión coincide con lo que dijeron sus amigos al comunicarse con sus familiares, pues en cortas llamadas afirmaron que se iban a quedar a trabajar, aunque el motivo de emprender el viaje era conocer el mar.

Mauricio confirmó que los separaron desde el primer momento y que cree que lo dejaron allí porque tiene una operación en la columna; confesó que siempre lo trataron bien y que no le faltó la comida, y que como no podía “hacer mayores esfuerzos, iba a alimentar animales y cosas así”.

Tampoco sabe por qué lo liberaron, aunque cree que es por su problema de salud y también afirmó que nuncio vio a nadie que lo pudiera comprometer.

A la pregunta del medio sobre si cree que sus amigos fueron reclutados para trabajos con armas, él piensa que puede ser así pero enfatizó que no sabe nada de ellos, pues cuando los preguntaba solo de decían “que están bien” y los hombres armados nunca se identificaron, aunque no dijo si notó algún distintivo en su vestimenta.

En su relato el joven confirmó que fue un secuestro porque estaba encerrado en esa finca sin poder salir y la emisora señaló que se trataría de un aparente reclutamiento ilegal de ‘Los Caparros’, banda que estaría dedicada a llevarse a jóvenes en la zona del bajo cauca antioqueño.

Esta fue su conversación con el medio:

Estas son algunas de las imágenes que se conocieron de los jóvenes, cuando la Alcaldía de Valdivia (Antioquia) hizo la denuncia sobre la desaparición en su territorio: