Vecinos del barrio Laureles de Medellín llamaron a las autoridades por el alto volumen de la música en un apartamento, por lo que agentes hicieron presencia en el lugar, dice un comunicado.

Los causantes del alboroto se comprometieron a mermar el sonido, pero cuando la patrulla abandonó el lugar, los infractores volvieron a subir el volumen y los vecinos volvieron a llamar, asegura la institución.

Los uniformados regresaron, esta vez con el dueño del inmueble, encontrando que en el sitio se encontraban 14 personas “con edades entre los 19 y 24 años”, prosigue el comunicado. Además, agrega que “en la fiesta se realizaba consumo de licor, no utilizaban tapabocas, ni conservaban distanciamiento social”.

“A 2 de ellas, que vivían en la casa, les fue impuesto comparendo, y a las doce restantes les fueron leídos sus derechos como capturados por el artículo 368 del Código Penal, violación a la medida sanitaria”, concluye la Policía.