Versiones preliminares indican que minutos antes de ingresar a sus respectivas audiencias unos nueve reclusos fueron sorprendidos “consumiendo sustancias alucinógenas”, en los calabozos del Palacio de Justicia, lo que aparentemente enfureció a uno de los guardianes, que les “roció gas pimienta para dispersar la situación”, informa Ecos del Combeima.

Sin embargo, la sustancia se expandió por el edificio y fue necesario ordenar la evacuación del personal.

Según dijo el comandante de Policía de Ibagué (Tolima), a ese medio, la audiencia a los internos de la cárcel Picaleña tuvo que ser suspendida hasta nueva orden.

Precisamente esta cárcel es objeto de protestas por parte de la Unión de Trabajadores Penitenciarios, que amenazó con no dejar entrar más reclusos hasta que el alcalde de Ibagué, Guillermo Jaramillo, se apropie de la difícil situación de hacinamiento y de las precarias condiciones en que habitan los internos, indica Ondas de Ibagué.