También quería escuchar al empresario Luis Carlos Sarmiento Angulo, entre otros, porque las considera trascendentales en el proceso. Esas decisiones se las había comunicado a la vicefiscal Martha Janeth Mancera durante una reunión en las últimas horas y ese es solo uno de los elementos que vuelven polémica su salida, indicó Blu Radio.

La emisora difundió una carta que le envió la investigadora al fiscal general de la Nación, Francisco Barbosa, luego de que este martes se le informara que sería relevada del caso justo cuando comunicó “pormenores de actividades investigativas concernientes a este caso”, decisión que recibió con “extrañeza”, según la misiva.

El medio solo muestra la totalidad de una de las cinco páginas pero cita apartes del texto que dejan clara la molestia de Cerón y las graves revelaciones que hizo:

“Aspiro que su decisión no haya sido originada por las actividades ordenadas a los investigadores del caso, […] como lo fueron las citaciones a rendir declaración jurada de los expresidentes Andrés Pastrana y Álvaro Uribe Vélez, teniendo en cuenta que son quienes denuncian aportes a la campaña política del expresidente Juan Manuel Santos”.

Según Cerón, son “testigos de la Fiscalía que dieron origen a las indagaciones de rigor en materia penal” y es necesario que sus denuncias las conozca un juez “con el único objetivo de lograr las sentencias condenatorias que se planeaba conseguir desde el inicio de la investigación”.

Consideró también que si no se les escucha causaría “la sensación de que en la Fiscalía se está tratando de manipular una investigación para no destapar hechos verdaderamente corruptos”.

Además de dichas declaraciones, la fiscal afirma que estuvo en coma inducido porque “a través de un supuesto accidente vial” fue víctima de un atentado en Valparaíso (Chile), en octubre de 2018; ataque que, según dice, está relacionado con sus investigaciones de corrupción de Odebrecht en Colombia.

Sobre el ataque destaca que fue en vísperas de la extraña muerte del auditor de la Ruta del Sol, Jorge Enrique Pizano, el 8 de noviembre de ese mismo año, sin que aún se tenga claridad de lo que ocurrió ni se conozcan “responsables de esos eventos son delicados”.

En ese sentido, reiteró que su vida está en riesgo, pues también denunció que en varias oportunidades se le comunicó “el retiro de un vehículo asignado” para sus desplazamientos en la ciudad.

El texto que cita el medio reseña también que Cerón criticó a Barbosa por nunca aceptar una reunión para dejar claros “los criterios de la nueva administración para adoptarlos en el plan estratégico del caso Odebrecht”:

“Traté de agotar todas las vías institucionales para lograr comunicar detalles y decisiones necesarias para adelantar el caso que estaba bajo mi dirección, pero nunca tuve respuesta para lograr una interlocución institucional directa con usted, como lo requiere un asunto donde están involucrados personajes de la vía pública y política del país, así como extranjeros. Corrupción transnacional”.

La funcionaria también resaltó que ninguna otra dependencia ha obtenido resultados en el proceso como lo hizo su investigación y por eso se declaró tan sorprendida ante su salida.

Entre tanto, horas más tarde el Barbosa habló en rueda de prensa sobre su decisión de cambiar a todos los fiscales del caso Odebrecht para que sea asumido por delegados ante la Corte Suprema. En términos generales dijo que considera que los resultados no se han visto y que el proceso ha sido mal manejado:

“Los fiscales que tienen los casos en la Fiscalía no son dueños de sus expedientes. Me preocupa en grado sumo que haya personas en la Fiscalía que después de que no le han dado resultados al país durante años en estos temas hoy se presenten con preocupación porque estamos fortaleciendo estas investigaciones; y lo digo de nuevo, como fiscal general de la Nación no voy a entrar en suspicacias ni en análisis puntuales de comunicaciones que me dirijan”.