La hija del afectado le relató a Citynoticias que la situación fue tan delicada que a su padre lo mandaron a la casa con oxígeno y cuidados especiales.

El informativo agregó que, pese a que solo ha transcurrido una semana desde que conocieron el diagnóstico, al hombre le informaron desde su entidad de salud que debía ir a trabajar.

“Me parece una irresponsabilidad por parte de la EPS que manden a mi papá a trabajar, ya que él es transportador y labora para una empresa que presta el servicio de rutas empresariales”, sostuvo la familiar.

Esto, en palabras de la mujer, es exponer a más personas al contagio del coronavirus.

Pero este no es el único problema que afecta a esta familia bogotana, pues viven la incertidumbre de no saber si alguien más está infectado. Luego de que el padre fue diagnosticado con COVID-19 siguen esperando por las pruebas para descartar que estén enfermos.

Y es que el lunes de la semana pasada salió la prueba positiva, llamaron a la EPS a pedir que le hicieran la prueba al grupo familiar, pero después de 8 días siguen esperando.