Durante la visita a una zona del municipio de Caucasia, en el departamento de Antioquia, en donde desarrollan labores de erradicación de cultivos de coca el ministro Carlos Holmes Trujillo valoró la labor del Ejército y los erradicadores, pese a la “violencia y sevicia con la que actúan los grupos armados organizados al servicio del narcotráfico, con la utilización de minas antipersonal y francotiradores”.

Un informe anual de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), presentado en junio pasado en Bogotá, aseguró que los cultivos de coca en Colombia se redujeron un 9 % el año pasado, al pasar de 169.000 hectáreas sembradas en 2018 a 154.000.

En esa ocasión el presidente colombiano, Iván Duque, dijo que la disminución muestra la interrupción de la tendencia de crecimiento de los cultivos de coca, que alcanzó un récord de 171.000 hectáreas en 2017, y la valoró como la mejor disminución porcentual de los últimos seis años.

Más acciones contra el narcotráfico

El ministro Trujillo destacó también que a corte del 15 de octubre las acciones de las autoridades han permitido desmantelar 4.215 laboratorios en los cuales se procesaba la droga ilícita.

Detalló que en octubre, durante la cuarta fase de la operación Resplandor, la Policía Antinarcóticos ubicó y destruyó 232 laboratorios de droga en los departamentos del Cauca, Caquetá y en el Putumayo, fronterizo con Ecuador.

“Nuestros comandos jungla, así como el personal de inteligencia y policía judicial, avanzan en la destrucción de esta infraestructura que, en muchas ocasiones, es ubicada por los grupos narcotraficantes en resguardos indígenas, poniendo en peligro a las comunidades y vulnerando sus derechos”, apostilló Trujillo.

De otro lado, dijo que en materia de interdicción se incrementaron las incautaciones de cocaína en 13 % este año, pues se han decomisado 388 toneladas entre el 1 de enero y el 15 de octubre, en comparación con el mismo periodo del 2019.

“Las incautaciones de marihuana también han aumentado en 38 %, al pasar de 310 toneladas en 2019 a 427 en 2020”, indicó el ministro Trujillo.

Listos para el regreso del glifosato

El jefe de la Defensa recalcó que el Gobierno sigue avanzando en el proceso para reactivar la aspersión aérea con el glifosato, suspendido hace cinco años, y aseguró que eso permitirá “reducir significativamente el área con cultivos ilícitos en Colombia”.

“El enemigo de Colombia es el narcotráfico, no un herbicida. La aspersión, en conjunto con la erradicación y la sustitución, es indispensable porque el narcotráfico mata, comete masacres, acaba con la vida de líderes sociales, deforesta, induce a los jóvenes al consumo y al crimen, genera corrupción y atenta contra los derechos humanos”, concluyó.

De acuerdo con La W, el ministro también inspeccionó el avión Air Tractor AT802 con el que se pretende reanudar la aspersión aérea: