Esta es solo una de las medidas que tomó la Alcaldía para desestimular los eventos taurinos y minimizar las complicaciones de seguridad y movilidad que esta temporada causa en la ciudad.

Además de prohibir el consumo de licor dentro y cerca de La Santamaría, se impedirá el ingreso de los niños menores de 7 años a la plaza durante la temporada taurina.

De igual forma, se reducirá el perímetro para el cerramiento de la plaza. “No hay que cerrar el centro” para estos eventos, señaló la alcaldesa.

También anunció que el número de agentes de la Policía será reducido, pues, según ella, la seguridad de los asistentes a los eventos privados debe correr por cuenta de sus organizadores.

López también dio a conocer que durante la temporada taurina la ciudad tendrá una programación cultural gratuita llamada ‘Mi Fiesta No Brava’, que incluye una oferta cultural y artística en rechazo a las corridas de toros.

“Vamos a desincentivar los espectáculos taurinos en la ciudad mientras encontramos una solución definitiva a este tipo de prácticas, que ya debieron desaparecer en Colombia”, afirmó.

Esto, ante la imposibilidad de detener las corridas de este año en la capital.

“Bogotá no quiere corridas de toros, pero respetamos la ley. Esta no nos permite detener la temporada taurina porque la administración de Peñalosa firmó el 13 de diciembre de 2019 un contrato hasta el 31 de agosto de 2020″, concluyó.