En su más reciente columna en la Revista Semana, la periodista hizo una evaluación de los primeros once meses de gobierno del Presidente y llegó a la conclusión que el país que le tocó recibir “ya no es excusa para justificar los fracasos” que lo han llevado a alcanzar tan solo 29 % de favorabilidad, según la última encuesta de Gallup.

En opinión de Dávila, el “ocaso” del mandatario tiene sus raíces en gran medida en las personas que ha seleccionado para que lo acompañen en el proceso, ya complejo de por sí, de liderar Colombia. Un país que afronta un aumento en las cifras de desempleo e inseguridad en las ciudades, además de la continuación de la crisis humanitaria con la llegada de venezolanos y el imparable terror proveniente de la masacre de líderes sociales.

No obstante, la periodista no “crucifica” al Gobierno por la muerte de sus proyectos claves frente al Congreso, como el de la reforma política y de la justicia, porque reconoce que no ha habido cheques con muchos ceros a la derecha como, da a entender, en otras administraciones donde evidente el problema de mermelada.

Entre sus peros se encuentra el tiempo que le dedicó a sacar adelante las objeciones alrededor de la JEP que a su modo de ver “nacieron moribundas”, y  a los 17 viajes en este periodo, los cuales considera excesivos, que generan que lo perciban “tan ausente, como si el palacio estuviera vacío”.

Vicky Dávila le reclama a Iván Duque al escribirle que:“No está dando la talla”, pero en el fondo la autora de la carta espera que le vaya bien porque confiesa que: “Entiendo que si a usted le va mal, a Colombia le va peor”.