Los hechos ocurrieron el pasado sábado cuando según testigos Barrios se subió a un bus y comenzó a robar a sus ocupantes. En medio del asalto, hubo un forcejeo con un pasajero y fue allí cuando un disparo impactó en el pecho a la niña de 3 años, que murió instantáneamente.

Ese mismo día, la Policía capturó a un hombre que conducía una motocicleta, y que según las autoridades era cómplice en el asalto. A Barrios también lo capturaron el miércoles, y este viernes una juez lo envió a la cárcel de El Bosque pese a que no se acogió a los cargos, informó Noticias Caracol.

En medio de la audiencia, la Fiscalía dio a conocer que cuando Barrios cometió el atraco estaba violando la medida de detención domiciliaria que se le otorgó por un hurto que cometió en 2018.

“Que lo condenen como tiene que ser, eso es lo que esperamos. Y nada de rebaja de penas. No lo vamos a perdonar”, dijo el padre de la niña, Albert Jiménez, en el noticiero.

Caracol conoció que Barrios estudiaba educación física en una universidad, y que luego de cometer el crimen por el que lo acusan intentó pasar desapercibido al saber que la Policía le seguía el rastro.

“Estaba siendo buscado desde el pasado 23 de marzo cuando causó esta tragedia familiar. No portaba documentos y quiso alterar su apariencia […] cuando es llevado (por la patrulla) a la Unidad de Convivencia, estaba con una ropa distinta, dejada, aparentando ser un habitante de calle. Podríamos hablar de la trama que él quería utilizar para ocultarse y tratar de llegar a su núcleo familiar”, dijo en rueda de prensa el general Mariano Botero, comandante de Policía de Barranquilla, citado por El Heraldo.

Barrios tendrá que responder por homicidio agravado, porte ilegal de armas de fuego, concierto para delinquir y hurto agravado, pues según dijo el oficial el presunto cómplice, Brayan de Jesús Rivera, fue el que contó cómo sucedieron los hechos.