El primero en reaccionar frente a este tema fue el periodista Pascual Gaviria, que en el programa de Caracol Radio cuestionó el hecho de que este jueves se hayan anunciado casi la mitad de las pruebas que se hicieron entre martes y miércoles.

Incluso, Gaviria publicó en Twitter las cifras de pruebas y los casos nuevos que se detectaron de contagiados para hacer un comparativo, y allí se aprecia que mientras en los dos días anteriores se reportaron 838 pruebas (con 72 y 92 casos, respectivamente), este jueves solo se hicieron 452.

Por eso, el total de casos nuevos fue de 21, con lo que se podría asumir que el contagio aparentemente disminuyó significativamente, cuando las cifras apuntaban a un incremento acelerado.

“El dato de hoy sorprende por varias cosas”, dijo Gaviria en el programa, y procedió a argumentar que desde el INS se ha dicho que se aumentó la cifra de laboratorios disponibles para realizar las pruebas, y que el objetivo es procesar al menos 1.600 casos diarios.

De hecho, en la página del INS hay dos artículos en los que se anuncia que “20 nuevos laboratorios se alistan para iniciar diagnóstico de COVID-19 en el país”, y que las autoridades de salud están entrenando varios laboratorios departamentales y de universidades para agilizar el proceso.

“Pero miramos, hoy, las pruebas que nos entregan y hay menos pruebas que los últimos dos días”, dijo Gaviria, y advirtió que este reporte “deja más incertidumbre” entre la población.

“Tenemos más incertidumbre, porque estos brincos de un día a otro nos dicen que no tenemos ni idea de dónde estamos, y nos hacen muy difícil las comparaciones con otros países, así que seguimos a tientas en esto completamente, y esperemos que esas nuevas pruebas se vean muy rápido”, puntualizó el periodista.

Al final, el director de ‘La Luciérnaga’, Gabriel De las Casas, coincidió con Gaviria al preguntar: “¿Por qué se hicieron la mitad de las pruebas de ayer a hoy?”.

La respuesta podría estar, según los dos periodistas, en un reciente informe que dio la Procuraduría General de la Nación, en donde se habla de que hay pruebas que se toman en los departamentos y que se demoran en llegar varios días al Instituto, o llegan pero con irregularidades.

“Hay muchas muestras que están llegando mal tomadas al INS, y lo que dicen es que no tienen los datos precisos, no se lee en los rótulos para saber de quién es, están mal marcadas y algunas no conservan la cadena de frío”, explicó Gaviria, y alertó que por todas esas irregularidades las pruebas se “descalifican” ya que es casi imposible procesarlas.

Este es el reporte que se dio a conocer este jueves: