El accidente ocurrió este jueves en la noche, en la estación Calle 100, cuando la mujer trató de subirse al bus troncal; sin embargo, no alcanzó a hacerlo y su pie quedó atrapado en una de las puertas, informó Blu Radio.

Testigos, citados por la emisora, denunciaron “el afán que suelen tener los conductores del sistema de transporte”.

La joven, identificada por El Tiempo como Juliana Vargas Galvis, fue arrastrada por lo menos 10 metros y habría quedado boca arriba, colgando del bus.

Óscar Vargas, padre de la afectada, le dijo a ese periódico que su hija “intentó ingresar al bus, pero como [los conductores] andan de un afán, [el chofer] cerró la puerta sin cerciorar cómo iban los pasajeros”.

El hombre también denunció en el rotativo que la ambulancia que atendió a su hija se demoró bastante en llegar al punto y atender la situación.

“Los hechos ocurrieron a las 6:50 de la noche y la ambulancia apareció a las 8:00. Dijeron que no había disponibles”, agregó Vargas al impreso.

El padre también se quejó porque, “aunque la clínica Los Nogales estaba al frente [de la estación], llevaron a la niña al hospital de Engativá”.

Sobre el estado de salud de su hija, Vargas le contó a El Tiempo que, si bien, en términos generales, está sana y salva, “quedó con magulladuras y adolorida. Tiene resentido un pie y la pelvis”.

De otro lado, Transmilenio dijo que “en el momento del incidente se prestó atención médica por parte de la Secretaría de Salud, que trasladó a la persona afectada a un centro asistencial”.

De igual forma, la empresa lamentó el hecho y sostuvo que inició las investigaciones para sabes qué fue lo que sucedió.