No tengo nada a nombre mío, ni a nombre de nadie. Yo no soy una persona rica”, señaló el político a La W Radio cuando trataba de explicar en dónde estaba su cuantiosa fortuna lograda en casi 11 años de vida pública.

Semana dice que el ‘Ñoño’ declaró en 2010 un patrimonio superior a los 1.000 millones de pesos, pero que eso corresponde al periodo legislativo que finalizó en 2014.

Se desconoce el verdadero patrimonio que habría amasado el político en el último periodo que está próximo a vencer.

Lo que sí está claro es que el ‘Ñoño’ Elías, según la revista, ha ganado sin falta 20 millones de pesos mensuales desde hace más de una década y que los bienes que conformaban su capital no figuran a su nombre.

Ha negado en repetidas ocasiones que tuviera negocios con Odebrecht o que el exsenador Otto Bula hubiera usado sus oficios para acercarlo de manera impropia a la cuestionada firma de construcción.

Lo que no puede negar, afirma Semana, es que el ‘Ñoño’ es uno de los congresistas que más ha ganado ‘cupos indicativos’ (porciones de la llamada ‘mermelada’ estatal) del gobierno Santos.

Es posible que el congresista, según denuncias del uribismo, citadas por la revista, hubiera recibido entre 90.000 y 180.000 millones de pesos en recursos para invertir en la región de Sahagún, Córdoba.

Las obras se hicieron y no hay denuncias de malversación de fondos públicos que afecten la reputación de Elías en su tierra.

Sin embargo, la Fiscalía considera que existen razones suficientes como para que la Corte Suprema de Justicia lo investigue por posibles enriquecimiento ilícito, aunque esta teoría es la más difícil de comprobar.