“Se me acercó un carro azul viejito, era como un Fiat o un Mazda (…) y me preguntó que por dónde coger para la Cardioinfantil”, le cuenta la víctima a Caracol Radio.

Y prosigue con su relato: “Yo dejé el niño (a su hijo) como retirado, como de desconfianza… Me dijo que tranquila, que ellos venían a hacer unas brigadas de salud en la Cardioinfantil, que antes nos invitaban…”, dijo la mujer, invadida por el llanto y los nervios.

Luego, los delincuentes le dijeron que se acercara un poco y fue en este momento cuando comenzaron a atracarla, a decirle que se quitara los anillos y les entregara lo de valor.

Pero lo más cruel vino después, como lo narra la misma víctima: “Me dijo que hiciera como si fuera su amiga. Y en ese momento yo se las di (las argollas)… me mostró como si fuera un revólver… y me dijo: ‘Vea, el niño está diagonal a mí, así que entrégueme eso o disparo’…”, narró la mujer.

La víctima dice que fue presa de los nervios pero que por miedo a que algo le pasara a su pequeño hijo, entregó todo lo que tenía, hasta que los pillos arrancaron y desaparecieron.

La misma emisora entregó cifras de robos en la capital, donde cada 5 minutos se produce un atraco y habló con la Secretaría de Seguridad, donde dicen que están tratando de atajar el flagelo, incluido el creciente robo violento de bicicletas.