Gómez se alinea con quienes, después de que el jueves pasado el cabecilla de la nueva banda criminal anunciaba que retornaba a las armas, han pedido que se tome en serio su intimidación, a diferencia de otros que sostienen que el de ‘Márquez’ no es más que un grupo pequeño que no representa ningún peligro.

‘Márquez’ “no es un anónimo personaje sobre cuya efectividad como delincuente podamos tener dudas”, dice Gómez en su columna, y recuerda que “docenas de órdenes de captura” han estado ligadas a la vida de este exjefe de las Farc, “experto en el diseño de secuestros, emboscadas y sangrientas tomas de poblaciones”.

En fin, concluye Gómez, se trata de un personaje cuyo “medio natural es el delito. […] Son más los corazones que han dejado de latir que los que palpitan por él”.

A quienes consideran que no es tan grave, que no tiene medios, que su campo de acción es limitado, o que es cabeza de un grupúsculo, este columnista le dice que “el terrorismo no necesita de sofisticadas estructuras, sino del factor sorpresa. Si a eso se suman alianzas con otras disidencias, apoyo de Venezuela y el impulso propio de ‘Márquez’ y los suyos, comoquiera que fueron comandantes, el asunto no es de poca monta”.

“Ignorarlos no los hará esfumarse”, asegura Gómez, y reclama que sobre el cabecilla y su nuevo grupo armado “debe recaer la fuerza del Estado”, pero también la acción contundente del presidente Iván Duque para “el cumplimiento de compromisos con quienes volvieron a la civilidad”.

“Ahora es cuando más necesitamos de un Presidente efectivo a la hora de honrar la implementación de los acuerdos, de una Jurisdicción Especial para la Paz que sea más ágil en sus decisiones y de una Fuerza Pública que no se desvíe del camino”, sostiene.

Con esta idea de Gómez sobre la peligrosidad de ‘Márquez’ coincide Luis Carlos Vélez en su columna de El Espectador, que discrepa “totalmente de quienes consideran que este es un grupo débil, incapaz e inútil”.

Subraya que en el grupo de ‘Márquez’ está alias ‘el Paisa’, “quien llevó a cabo el atentado del club El Nogal, un experto en terrorismo. Hay que entender que para hacer daño no se necesitan los ejércitos de otrora. La tecnología ha demostrado que para la guerra y el terrorismo de hoy solo se necesita una maleta con explosivos, drones y computadores. Estamos advertidos”.