Ahí, Francia Helena Hernández Acendra, de 75 años, mostró su cédula para registrar que iba a recibir la primera dosis de la vacuna contra la COVID-19, pero resultó que la Nueva EPS le dijo que su cédula estaba cancelada porque aparecía como muerta, dijo El Heraldo.

La información que le dieron a la adulta mayor, según el diario, es que en la Registraduría aparece que ella murió hace un mes, aunque no le explicaron las supuestas causas.

” ¿Y no me están viendo aquí?”, reprochó Hernández, según el medio, al trabajador de la Nueva EPS que la atendió.

La hija de la adulta mayor, Mónica Melo, agregó en La W que ella ya había averiguado por la vacuna de su mamá en la Nueva EPS, pues no la llamaban, pero ahí no le dijeron nada de que apareciera como muerta.

La molestia, además, tuvo que ver con los cuestionamientos que les hizo un policía del puesto de vacunación de Santa Marta, dijo la hija, como si hubieran cometido un delito.

Francia Helena Hernández ahora está “en shock”, de acuerdo con su familiar, y no para de llorar.

Ella, mientras tanto, está intentando revertir esta situación, pues le preocupa mamá ya no reciba la pensión que le dejó el esposo hace 14 años, y que ya no pueda acceder a los servicios de la salud, indicó el periódico costeño.

En un documento de la Registraduría, publicado por la emisora, se indica que la cancelación de la cédula de la adulta mayor se hizo el primero de marzo de 2021.

Durante el proceso de vacunación en Santa Marta y todo el Magdalena, agregó Caracol Radio, se han evidenciado los errores de la Registraduría, pues 380 adultos que murieron fueron reportados como vivos.