Víctor Hugo Morant, famoso por sus roles protagónicos en telenovelas como ‘Dejémonos de vainas’ y ‘Don Chinche’, contó el drama económico que vive hoy por culpa de la pandemia de coronavirus, y dijo, en Noticias Caracol, que lo mismo les sucede a cantantes, músicos, bailarines y “todos los que se mueven en el mundo del espectáculo”.

“No me quiero poner en el plan de víctima, pero creo que somos uno de los sectores más afectados […] los pocos ahorros que teníamos los hemos consumido, y agotado los préstamos, las tarjetas de crédito. En este momento, y ustedes no me lo están preguntando, hay una crisis total”, comentó.

Tal es la crisis que afronta el artista que, según dijo, ya no le alcanza para pagar la renta del apartamento en donde vive, en el centro de Bogotá, y por eso tendrá que entregarlo.

“Este apartamento es en alquiler. Ya lo tengo que entregar porque no puedo pagar más. Nos vamos a vivir donde una hija. Como se dice, de arrimados”, contó Morant en un informe especial que presentó ese medio.

Vendedora ambulante también sufre por la crisis económica, en Bogotá

De este reportaje sobre la crisis que hoy azota al país, ya sea en estratos bajos o medios, también se recogieron testimonios como el de doña Ana García, una vendedora ambulante que sale todos los días a las calles de madrugada para rebuscarse el sustento.

“Ayer estuvo duro. No vendí sino tres tintos y un jugo”, expresó la mujer, de unos 70 años de edad, en medio de su angustia, pues duró poco más de tres meses encerrada en su casa por la cuarentena y a merced de lo que vecinos le pudieran dar.

Otro caso que deja la crisis es el de varias familias que tuvieron que buscar refugio y vivir prácticamente en cambuches en los cerros orientales, alejadas de la urbe, sin servicios primordiales y consumiendo agua de las quebradas.

La situación de estas personas, y de otras miles como ellas, muestra que la crisis ocasionada por la pandemia afectó a todas las clases sociales y estratos, y en eso coinciden los analistas Andrés Álvarez, profesor de doctorado de Economía de la Universidad de los Andes, y César Sánchez, docente de la Universidad de La Salle.

La crisis hace que las necesidades se escondan, y que la persona tenga dificultades para solicitar ayuda, fundamentalmente porque la persona que fracasa está castigada” por la sociedad, dijo Sánchez en el noticiero.

A la par, Álvarez agregó que esto genera un “retroceso enorme” para el país, teniendo en cuenta lo difícil que es reducir la pobreza.

“Lo que le cuesta al país reducir la pobreza. Son 20 años para reducir de un 45 o un 50 % a un 30 %, y en tres meses echamos para atrás 10 años”, advirtió.

Propuestas para enfrentar la crisis económica en Colombia

El exalcalde de Bogotá Luis Eduardo Garzón dijo que la lucha contra la pobreza, hoy día, “se sintetiza en esta frase: ‘deme de comer y deme trabajito’, ni siquiera empleo”, y propuso hacer una convocatoria en todo el país para que “nadie se acueste con hambre”.

Garzón dijo que una solución para reactivar la economía en los hogares menos favorecidos puede estar por el lado “de las obras pequeñas”, y puso como ejemplo los “400 municipios sin alcantarillado, con plata que pueden invertir el Gobierno y las administraciones locales”.

Álvarez, por su parte, cree que otra solución es destinar una renta básica garantizada para todas las personas en condición de pobreza extrema.

“Acabamos con la pobreza extrema de un plumazo, porque ya nadie estaría por debajo del nivel de pobreza extrema, y pasa una segunda cosa y es que cuando las personas tienen unas condiciones de vida mínimas pueden dedicar más tiempo y esfuerzo a educarse, a buscar un trabajo de mejor calidad”, propuso.

En medio de tanta crisis y pocas soluciones, el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, lanzó un dato aún más preocupante, y es que si bien la cifra de porcentaje de personas en condición de pobreza extrema estaba en “niveles del 7,4 % al 2018”, se estima “un aumento al 11,3 % producto de esta pandemia”.

Este es el reportaje completo de Noticias Caracol.