La oposición en el Capitolio de Estados Unidos dieron el primer paso para buscar enjuiciar al mandatario, si el vicepresidente Mike Pence y el gabinete no lo destituyen de su cargo.

Los demócratas, que controlan la Cámara de Representantes, presentaron una resolución en la Cámara Baja que pide a Pence que invoque la Enmienda 25 de la Constitución, que permite destituir a un presidente que se considere no apto para el cargo.

Como era de esperarse, los republicanos bloquearon una votación inmediata sobre esa resolución y los demócratas prosiguieron entonces presentando un artículo de acusación contra Trump por “incitación a la insurrección” por su papel en la toma del miércoles del Capitolio por parte de sus partidarios.

Este primer acto hacia el inicio de un nuevo juicio político al mandatario republicano tiene lugar cuando faltan nueve días para que Trump abandone la Casa Blanca y el demócrata Joe Biden jure como el 46° presidente de Estados Unidos.

El congresista demócrata Steny Hoyer de Maryland presentó la resolución pidiendo a Pence que apele a la 25ª Enmienda y declare a Trump “incapaz de ejercer las funciones de su cargo”.

Pero el republicano Alex Mooney de Virginia Occidental se opuso a aprobar la resolución por “consentimiento unánime”, por lo que ésta se someterá a votación el martes.

Después de que los republicanos bloquearan la resolución, los demócratas presentaron el artículo de acusación, iniciando los procedimientos hacia un nuevo ‘impeachment’ de Donald Trump.

El mandatario republicano fue acusado por los demócratas en diciembre de 2019 por presionar al presidente ucraniano para que investigara por presunta corrupción a Biden, quien aparecía como su principal rival político. Trump fue finalmente absuelto por el Senado de mayoría republicana.

Las reglas del Senado suponen que la Cámara Alta probablemente no podría iniciar un juicio político antes del 19 de enero.

Pero los demócratas, que después del 20 de enero pasarán a controlar también el Senado, podrían buscar la condena de Trump incluso después de que deje la Casa Blanca, para evitar que pueda volver a postularse para un cargo federal.