Lorenzo, que el sábado alcanzó la máxima categoría en la escala Saffir-Simpson, es decir 5, no disminuye por ahora su fortaleza y avanza a 17 kilómetros por hora con vientos máximos sostenidos de 250 km por hora.

No obstante, el centro meteorológico, con sede en Miami, sugiere que las autoridades de las islas Azores deben vigilar el desenvolvimiento de este poderoso ciclón, que se halla a unos 2.190 kilómetros del suroeste de este archipiélago.

“Se espera que Lorenzo se mueva cerca o justo al oeste de las Azores el martes y miércoles por la noche”, señaló en su boletín matutino el NHC, que precisó que aunque se prevé un debilitamiento gradual Lorenzo todavía será un poderoso y gran ciclón cuando esos días se acerque a las Azores.

Los vientos con fuerza se extienden hasta unos 85 kilómetros desde el centro del huracán, que ya está empezando a producir un fuerte oleaje en el norte de la cuenca atlántica.

En el oeste de las islas Azores, entre el martes y miércoles Lorenzo ocasionará unas acumulaciones de agua por las fuertes lluvias de hasta 150 mililitros, según el NHC.

Por su parte, Steven Keates, pronosticador de la Oficina Meteorológica británica, explicó que Lorenzo llegará a Gales convertido en “una verdadera bestia”. “Será una de las tormentas tropicales más fuertes de Europa, ya que las Azores son parte de Europa”, dijo a Wales Online.

En la actual temporada de huracanes en el Atlántico, que va del 1 de junio al 30 de noviembre, se han registrado cinco huracanes, Barry, Dorian, Humberto, Jerry y Lorenzo.