La peluquería, ubicada en Bootle (Inglaterra), compartió en Facebook una fotografía de ese letrero y rápidamente se viralizó debido al inconformismo de cientos de personas, quienes tildaron al salón de “irresponsable”informó Daily Mail.

En ese cartel (que fue eliminado luego de las críticas), Skin Kerr aseguraba que era un lugar “libre de COVID-19” y que los clientes podían entrar sin necesidad de usar tapabocas.

“Las conversaciones sobre COVID-19 están prohibidas” y “no puedes contagiarte de lo que no existe”, añadía la pancarta, como se puede ver a continuación:

De acuerdo con el diario británico, las peluquerías y barberías de Inglaterra estuvieron cerradas hasta el pasado 3 de julio para evitar la propagación del coronavirus en esos espacios.

El gobierno británico permitió la reapertura de esos establecimientos con la condición de que clientes, propietarios y empleados usaran tapabocas, indicó el mismo medio y agregó que los dos últimos grupos también deben utilizar viseras (o caretas) transparentes.

Las autoridades, que fueron alertadas de lo que estaba pasando con Skin Kerr, indicaron que investigarían las denuncias que varios internautas les hicieron llegar, concluyó el rotativo inglés.