El desarrollo de las elecciones en Estados Unidos solía ser más fluido cuando la gran mayoría de las personas votaban el mismo día en un centro electoral. Sin embargo, este año debido a la emergencia sanitaria el sufragio anticipado incrementó, lo que supone un gran desafío técnico, humano y legal.

Ante este escenario, el conteo total de los votos podría ampliarse hasta el próximo jueves 5 de noviembre, dependiendo de las regularizaciones que cada estado implemente para el escrutinio final.

¿Cómo funciona el voto por correo?

Nueve estados y Washington DC envían los votos por correspondencia a todos los electores, mientras que en los demás es responsabilidad de las personas pedirlos. No obstante, cada estado tiene sus propias reglas.

Los sufragios en los recintos electorales son contados automáticamente y en la mayoría de los casos los resultados son anunciados en pocos minutos después del cierre de las urnas, pero los que son mandados por el servicio postal implican un proceso más laborioso.

Aunque hay algunos estados que sólo aceptan los votos el día de la elección, otros los siguen contando hasta una semana después. Debido a esto, muchas regiones han alargado el periodo de votación por correspondencia.

En Michigan (uno de los estados claves), por ejemplo, no se espera un conteo definitivo antes del 5 de noviembre. Asimismo, se estima que más del 1 % de los sufragios enviados por el servicio postal sea rechazado.

¿Las elecciones Estados Unidos 2020 terminarán en una batalla legal?

En estados clave donde podría decidirse la elección, ambos candidatos han reforzado sus equipos legales. Además, Donald Trump ha advertido en repetidas ocasiones que no confía en los votos enviados por correo y que no dudará en rechazar los comicios si no es el vencedor.

De acuerdo con el Healthy Elections Project, existen en el país norteamericano más de 300 recursos legales en 44 estados, concernientes a cambios para la elección ligados a la pandemia del coronavirus.

Como ocurrió en Florida en el 2000, unos comicios reñidos pueden generar un recuento de votos. Tanto la estampilla postal como la firma y la dirección pueden ser objetadas, así como la fecha de emisión.

La votación anticipada ha batido récords este año en Estados Unidos. Según la última actualización, más de 100 millones de personas realizaron su derecho al sufragio antes de la jornada electoral de este martes.