Shobushi, que pertenecía a la escudería Takadagawa de Tokio, tuvo los primeros síntomas de fiebre los días 4 y 5 de abril, pero no pudo ser atendido por los servicios de salud locales debido a que la línea de emergencia estaba constantemente ocupada por la gran cantidad de pacientes, explicó la Asociación de sumo en su comunicado, citado por CNN.

Después fue rechazado en varios hospitales, hasta que logró ingresar en un centro médico de la capital japonesa el 8 de abril, cuando comenzaba a escupir sangre, agrega el mismo medio.

Un primer test dio negativo, pero 2 días después, el 10 de abril, otra prueba reveló el positivo, cuando había sido transferido a otro hospital, donde entró en cuidados intensivos el 19 de abril, indica la cadena estadounidense.

“No tenemos palabras cuando pensamos en los corazones rotos de los miembros de su familia”, declaró el jefe de la Asociación Japonesa de Sumo, que se hace llamar Hakkaku.

“Ha tenido que ser muy doloroso luchar contra la enfermedad durante más de un mes, pero como luchador de sumo perseveró y resistió, luchando hasta el final”, añadió Hakkaku, citada por CNN.

“Le deseamos ahora que descanse en paz”, añadió, dando las gracias al personal médico por sus cuidados.

Antes de este fallecimiento se habían dado algunos casos de COVID-19 en los grados inferiores de la escudería Takadagawa y en un maestro de sumo, deporte en el que los luchadores superan ampliamente los 100 kilos.

El sobrepeso es uno de los factores de riesgo de esta enfermedad.