Gabriela Montaño, la ministra de Salud del país suramericano, informó que solicitó apoyo a médicos internacionales para identificar el origen de este trastorno.

Según AFP, llegaron un infectólogo de Brasil y otros dos especialistas de Atlanta, Estados Unidos, que apoyarán a equipos nacionales en la indagación.

La primera víctima fue una médica y dos de los cinco casos de posibles contagiados también tienen la misma profesión y, en este momento, se encuentran en cuidados intensivos. Los otros tres casos sospechosos están siendo atendidos en hospitales, señaló Montaño en rueda de prensa.

En las últimas horas, la cartera de salud elevó a cinco el número de infectados. “Tenemos tres casos sospechosos, además de los dos primeros, los médicos, los otros tres están en los mismos hospitales en que están siendo atendidos los pacientes iniciales”, agregó la Ministra.

Dos de los tres nuevos enfermos, tuvieron contacto con los médicos infectados. La tercera persona no tuvo relación con los profesionales, pero “presenta síntomas” similares.

Aunque se encuentran en alerta, la autoridad sanitaria desestimó la declaratoria de una emergencia epidemiológica, mientras el delegado de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) en Bolivia, Alfonso Tenorio, pidió seguir los protocolos para “así estar tranquilos”.

Bolivia cuenta con “el equipo y personal completamente formado para tomar las medidas diagnósticas, de tratamiento, manejo clínico y de control epidemiológico”, sostuvo Tenorio.

Como parte de esos protocolos, el Ministerio de Salud ordenó el uso obligatorio de tapabocas y guantes de látex en los hospitales locales.