La expedición en el sumergible C-Explorer 3, que tuvo lugar cerca de la isla de Hogland, a 180 kilómetros de San Petersburgo, duró alrededor de una hora, indicó el Kremlin.

Varios buzos colocaron una placa conmemorativa en presencia del presidente sobre el casco del submarino hundido, y se guardó un minuto de silencio, precisó el la misma fuente.

En septiembre de 1942, este submarino destruyó tres navíos enemigos en el mar Báltico, antes de explotar contra una mina alemana y naufragar con 40 tripulantes a bordo, los cuales murieron.

“Todo el mundo debe saber que Rusia no olvida a sus héroes, que no olvida a quienes dieron su vida por la libertad y la seguridad de nuestra Patria”, declaró a la prensa Putin a su regreso de la travesía a bordo del sumergible.

Este domingo, el presidente ruso asistió a un tradicional desfile naval en San Petersburgo con motivo de la Día de la Flota rusa.