Los demócratas intentan demostrar que Trump utilizó un bloqueo en la ayuda militar como presión para que se investigue a Hunter Biden, lo cual desestabilizaría a su rival político. Esa es una forma de injerencia en la campaña electoral prohibida por el derecho estadounidense.

El programa de ayuda militar de Washington a Kiev “había sido bloqueado antes incluso de nuestra conversación, y no hablamos de este tema”, aseguró Zelenski.

La ayuda militar fue suspendida a principios del verano y desbloqueado el 11 de septiembre. La conversación telefónica Trump-Zelesnki se produjo el 25 de julio.

Según el presidente ucraniano, el objetivo de la conversación telefónica fue planificar un encuentro con Trump, y no hubo “condiciones” al respecto de la parte estadounidense.

El martes, Donald Trump bloqueó el testimonio de un testigo clave en este caso, al cual bautizaron como ‘Ucraniagate’.

Se esperaba que Gordon Sondland, el embajador estadounidense ante la Unión Europea (UE), acudiera al Capitolio para testificar en el marco de las pesquisas para abrir un juicio político contra Trump por presuntamente haber presionado a Vladimir Zelenski.

“Me encantaría enviar al Embajador Sondland, un hombre realmente bueno y un gran estadounidense, a testificar, pero desafortunadamente estaría testificando ante un tribunal totalmente parcial, donde se ha despojado a los republicanos de sus derechos y no se permite que los hechos verdaderos salgan a la luz pública“, tuiteó el presidente de Estados Unidos.

Por ello, el Departamento de Estado canceló la comparecencia en el último momento, lo que llevó a tres comités de la Cámara Baja -el de Inteligencia, el de Asuntos Exteriores y el de Supervisión- a anunciar que emitirán una citación judicial para que Sondland presente a los legisladores su testimonio y varios documentos.