Aunque la empresa farmacéutica  británico-sueca no entregó mayores detalles sobre este caso, The New York Times aseguró que el paciente presentó una extraña enfermedad neuronal, denominada mielitis transversa.

“Esta dolencia puede ser el resultado de una serie de causas que desencadenan las respuestas inflamatorias del cuerpo, incluidas las infecciones virales”, afirmó en este mismo medio  Gabriella García, neuróloga del Hospital Yale New Haven.

El impreso neoyorquino, igualmente, puntualizó que todavía no se ha confirmado que este efecto secundario tenga algún tipo de relación con la vacuna desarrollada por el Instituto Jenner de la Universidad de Oxford.

De acuerdo con la Clínica Mayo de Estados Unidos, la mielitis transversa es un trastorno neurológico producido por “la inflamación de ambos lados de un segmento de la médula espinal”.

“Por lo general, esta enfermedad interrumpe los mensajes que los nervios de la médula espinal envían a todo el cuerpo. Esto puede causar dolor, debilidad muscular, parálisis, problemas sensoriales o disfunción de la vejiga y el intestino”, agregó el centro médico.

Con respecto a la suspensión temporal de la última fase de los ensayos clínicos de esta vacuna, la Organización Mundial de la Salud indicó que estos eventos no son inusuales y que lo más importante es la seguridad.