“¿Hay algún blanco aquí arriba?”, preguntó a la controladora el piloto del vuelo 2292, antes de informar que un objeto cilíndrico, parecido a un misil, acababa de pasar cerca de la aeronave. Ocurrió el pasado 21 de febrero.

El director de relaciones públicas de la única base desde donde se habría podido lanzar un misil en esa área (la White Sands Missile Range, en el estado de Nuevo México) dijo que allí jamás se realizan pruebas con misiles en esa área, reporta el Arizona Republic.

Por su parte, funcionarios del FBI dijeron estar al tanto del informe del piloto, pero dijeron que su política es no admitir o negar los hechos, “sino compartir inteligencia con el fin de proteger a la población”, señala CBS News.

El medio agrega que la Federal Aviation Administration (FAA) de Estados Unidos no reporta ningún objeto extraño u ovni en sus radares a la hora y fecha en que el piloto informó sobre el fenómeno.

Científico dice que una nave alienígena atravesó nuestro sistema solar

El astrónomo de la Universidad de Harvard, Avi Loeb, dijo que en 2017 varios astrónomos observaron un objeto que se movía tan rápido que solo podría haber venido de otra estrella, con lo que sería el primer intruso interestelar registrado.

“No parecía ser una roca ordinaria, porque después de lanzarse alrededor del Sol, aceleró y se desvió de la trayectoria esperada, impulsada por una fuerza misteriosa”, reportaron los astrónomos.

El objeto viajero también se sacudió de una manera extraña, según se infirió por cómo se volvió más brillante y más tenue en los telescopios de los científicos, y fue inusualmente luminoso, lo que posiblemente sugiera que estaba hecho de un metal brillante.

Para explicar lo sucedido, los astrónomos tuvieron que idear teorías novedosas, como que estaba hecho de hielo de hidrógeno y por ello no tendría rastros visibles, o que se desintegró en una nube de polvo.