Según fuentes policiales, un hombre de 23 años de Brooklyn fue acusado de un crimen de odio tras apuñalar por la espalda a otro hombre de 36 años con cuchillo de grandes dimensiones.

Aunque el autor del crimen, identificado como Salman Muflihi, no fue considerado inicialmente por los agentes como un acto racista, la policía cambió los cargos presentados y explicó que llevó a cabo el ataque porque “no le gustó cómo lo miró” la víctima.

Además, la policía estableció poco después que Muflihi, que este viernes fue acusado de intento de asesinato en segundo grado y posesión ilegal de un arma, le propinó un puñetazo en la cabeza a otro asiático el pasado mes de enero.

La víctima fue trasladada al hospital de Bellevue, en Manhattan, en condición crítica, apuntaron los medios locales.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se mostró esta semana preocupado por el aumento de ataques contra asiáticos, y señaló que la ciudad está intensificando sus esfuerzos para enfrentarse a este tipo de crímenes.

“Todas las comunidades han sufrido, pero ha habido mucho dolor sobre todo en la comunidad asiático-estadounidense”, dijo Bill de Blasio en una rueda de prensa. “Porque además de sufrir del propio coronavirus, además de perder a sus seres queridos y sus negocios, la gente se ha tenido que enfrentar a una discriminación y un odio horrible”, agregó.

El pasado fin de semana, el activista comunitario Tony Herbert, que dirige la organización Advocates Without Borders y fue candidato a defensor del pueblo, encabezó una protesta en el distrito de Queens donde recordó que la violencia está “en niveles máximos”.

Herbert, junto a un grupo de activistas, señaló un incidente de la semana pasada en el que una mujer asiática de 52 años fue increpada y empujada al suelo por un individuo mientras esperaba delante de una pastelería, el último en una serie de acontecimientos violentos con tientes racistas contra este colectivo.

“La violencia en Nueva York está en niveles máximos y si no te asaltan en el metro, te asaltan mientras esperas para comprar pasteles”, apuntó.

Según datos del NYPD, la ciudad ha pasado de registrar 3 ataques contra estadounidenses asiáticos en 2019 hasta 29 el año pasado, la inmensa mayoría motivados por prejuicios relacionados con la pandemia de covid-19, a la que el expresidente Donald Trump se refirió repetidas veces como el “virus chino”.

En las últimas semanas han sido cada vez más frecuentes las noticias de ataques contra asiáticos en Estados Unidos, especialmente contra ancianos, sobre lo que organizaciones civiles y figuras prominentes como las actrices Olivia Munn o Awkwafina han elevado la voz en campañas de concienciación.

La organización “Stop Asian American and Pacific Islander Hate” (Paren el odio a los estadounidenses asiáticos y de las islas del Pacífico), desde el comienzo de la pandemia hasta finales de 2020 registró casi 2.800 denuncias de “odio antiasiático” por todo el país, 240 de ellas incluyendo un ataque físico.